Un poco de humor en el porno

lunes, 4 de agosto de 2008





A mayor tamaño del ciruelo, más cara de retrasado tiene el actor.

Si una escena está formada por dos hombres y dos mujeres, si uno de los dos hombres es negro, la tía más buena (a poder ser rubia) irá a parar con él.

En un trío formado por dos mujeres y un hombre, la tía mas buena se limitará casi exclusivamente a tontear con la otra chica y la más fea será, por lo tanto, la que mayor acción masculina reciba.

Si una escena se desarrolla en una casa grande o mansión, el mantecado se hará sobre un sofá de dudoso gusto o sobre una alfombra ( a poder ser cercana a un fuego a tierra).

Cuanto más voluptuoso sea el atributo de una mujer, menos posibilidades tiene de que este atributo acabe seco.

Cuanto más gruesa y larga es la manguera, menos presión tiene.

Cuanto más cara de mosquita muerta tiene una actriz, más posibilidades hay de que esta acabe teniendo una escena muy dura o la protagonista de una escena en grupo donde ella es la única mujer.

Si una mujer se deja las gafas puestas durante una escena sabe que después tendrá que limpiarlas.

El actor siempre se dejara puesto por defecto el reloj y en el peor de los casos los calcetines.

Todas las escenas lésbicas tienen que acabar con la tijera.

En las películas europeas siempre tiene que salir una actriz vestida de sirvienta.

El orden inalterable es: oral, vaginal, anal (en el caso de que haya) y fin de fiesta. Cualquier escena que se salga de este orden será considerada porno alternativo.

En las escenas de sexo en grupo (tipo orgía) los actores y actrices estarán distribuidos de la manera menos equitativamente posible, del modo de que mientras unos no den abasto, otros estén todo el rato mirando.

Una gallina vieja siempre puede hacer buen caldo, pese a los pliegues de su piel.

Los tíos con perilla follan un montón. (Ley dedicada a Joan Oller)

Los ligueros siempre se dejan puestos.

Todos los problemas son solucionables mediante el sexo.

Siempre cabe una más.

Siempre debe de haber un actor o actriz de los que sale en la película que al final no practica sexo.

Y la ley universal: los orgasmos provocan efectos diferentes según los sexos: a los hombres casi les da un infarto cuando lo tienen y las mujeres siempre sonríen, por muy afectadas que hayan quedado.

2 comentarios
  1. Jajajajaja, joder cuánta razón tienes.

    Me gustó mucho tb tu post de tu vecina Sofia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Junak... me hiciste reir de buena gana!!

    Es totalmente cierto todo lo que decís. Ninguna película que se precie de porno se escapa de estos clichés...

    Y las que me involucrarían a mi, en cuanto a mi sexualidad, terminan con que "ella" se lo folla (para decirlo a tu manera española) a él... Uf...!! Por eso no me gustan demasiado éstas últimas...

    Un gusto seguir leyéndote.

    Un beso...
    Mariel

    ResponderEliminar

Publicar un comentario