La niñera - II

miércoles, 15 de octubre de 2008

LA NIÑERA

Para terminar de “romper el hielo” y calmar mi sobre-excitación le dije que iba a ver dónde estaba su hermanito... subí y le vi que se había puesto el pijama y estaba leyendo en la cama un comic._ Buenas noches guapetón... te cierro la puerta.
_ Buenas...(me respondió sin mirar).

Fui al baño y al salir vi que el hermano se había metido en el de los padres para darse una ducha... me volvió a dar un vuelco el corazón y pensé que aquella noche no podía ser desaprovechada ya que llevaba tiempo sin una buena verga. Me bajé al salón, me descalcé y me senté cómodamente en el sofá esperando que pasasen los minutos para que el pequeñajo se durmiera y ver qué estrategia iba a usar. Al final, como me había levantado muy pronto aquel día para ir a Universidad, me quedé dormida pero debió ser poco rato ya que me despertó el ruido de una puerta del piso de arriba... miré el reloj de la pared y solamente habían pasado unos minutos.

De pronto, cuando iba a comenzar la primera parte de la estrategia de ataque que había estado maquinando, entró en la sala el hermano... envuelto con un albornoz... guapísimo... me sentí de repente como una niña de 10 años que idolatraba a su héroe... me encantaba babear con mi edad por un chaval. Pero el tema es que me había quedado sin plan estratégico y solo me quedaba la opción de improvisar... pero merecía la pena darle un puntito de morbo.
_ Veo que ya te duchaste... qué suerte, hace un calor...
_ Sí que lo hace... sube y datela, te vas a quedar como nueva.
_ No importa, pronto llegarán tus padres y ya me la doy cuando llegue a casa...
_ ¿Mis padres?... llegan mañana por la tarde, ¿no sabías?
_ No me dijeron nada... claro, ahora me explico... se fueron muy deprisa, sólo me dijeron que vendrías tu más tarde... entonces ya me puedo ir a casa...
_ Claro, mi hermanito ya está dormido, pero a estas horas... si quieres puedes quedarte.
_ Por mí encantada...(se me volvió a poner carita de niña inocente). Pero siéntate aquí... (señalándole la otra parte del sofá).

Se sentó a mi izquierda quedando su albornoz un poco abierto... momento en el que pude ver su pecho sin pelos... no pude aguantar más... me vino de pronto la imagen de un chico sin un solo pelo en su cuerpo y aquello me excitó aun más. No le di tiempo a que reaccionara y comencé el ataque. Sin decirle nada, le terminé de quitar el lazo del albornoz quedando su cuerpo desnudo... tenía una gran polla, muy tiesa y con la cabeza bien roja e hinchada. La cogí con suavidad, momento en el que le dio un pequeño sobresalto que se pasó cuando comencé a deslizar mi mano arriba y abajo... despacio pero enérgicamente.
_ mmmmmmmmm... por dios... eres muy buena...
_ Calla, tú si que eres un dios y te voy ha hacer todo lo que te guste... Elena está aquí para darte todo el placer que necesites cielo...
En ese momento sin dejar de pajearle le di uno de los besos más sabrosos que nunca había dado...
_ Oh, sí... sigue Elena, sigue... no pares.
De pronto, noté como un líquido caliente caía sobre mi espalda. Así que mire enseguida y vi que su polla estaba echando enormes cantidades de lefa la cual empecé a tragar metiendome su gran falo en la boca. Aunque ya había terminado de arrojar lefa, seguí limpiando aquel monumento al vicio... estaba muy rico a mi me sabía a gloria... tener en cuenta que era una niña de 10 años jejejejejeje. Cuando lo acabé de chupar bien, pasé la lengua por todo el falo hasta llegar a los huevos... sin pelitos... y me los metí en la boca con mucha delicadeza... él no sabía hacer mas que dar gemidos. Y ya que estaba por allí, le seguí recorriendo el camino hasta llegar a su hermoso ano, limpio y rojito el cual comencé a explorar, primero dando rodeos alrededor, provocando su excitación, después lamiendo con fuerza el centro de su agujero hasta, pasados unos instantes, dejarlo bien lubricado, lo justo para poder meter mi lengua de punta como una daga hasta el fondo... dejándoselo limpio por dentro, tragándome los jugos celestiales. Asi cuando saqué al final mi lengua pude introducir hasta dos dedos (de lo dilatado que se lo había dejado) mientras que con la otra mano volví a acariciar aquella enorme polla... con cuidado...
_ Eres malo, mi dios, te has corrido demasiado pronto.
_ Lo siento Elena... no he podido... eres tan cerda...
_ Sssshhhhhh, calla mi cielo, ya te dije que te iba a dar todo el placer que esta niña pudiera.
Vámonos a tu dormitorio... verás o cerda que puedo ser.


...CONTINUARÁ...

2 comentarios
  1. Venga al ataquer Elena...dale caña!!! Quien hubiese tenido una niñera como esta!!!!

    ResponderEliminar
  2. Esta niñera nos ha dejado a mil, ya empezamos a practicar sus técnicas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario