La niñera

miércoles, 8 de octubre de 2008

 LA NIÑERA

Todavía era pequeño pero le daba mucha rabia cada vez que sus papás se iban a divertir por las noches y llamaban a una canguro para que le vigilara. Pensaban que 14 años no eran suficientes para que se quedara sólo. El caso es que su hermano que acababa de cumplir la mayoría de edad, iba a ser el más afortunado.

Me llamo Elena. Soy estudiante de arquitectura. Separada hace unos meses y acababa de poner un anuncio para sacarme un dinerillo como cuidadora de niños cuando, a los dos días me avisaron para empezar. La cosa fue rápida, llegué a la hora prevista, conocí a los padres que me habían contratado, me explicaron que tenía que cuidar de su hijo menor... y que tenían otro mayor que llegaría más tarde. Rápidamente se fueron y me quedé a solas con el pequeñajo.
_ Hola guapetón... ¿ que te apetece hacer?
_ Nada, tranquila, me voy a jugar a mi dormitorio. No te preocupes por mí.
_ Vale, en un rato iré a ver que tal... por cierto ¿ya cenaste?
_ Si... hasta luego.

Ya desde el primer minuto me di cuenta que la noche iba a ser muy tranquila. El niño no quería saber nada de mí... su “guardia.” Nada más sentarme en el sofá, entró el hermano mayor que se quedó sin saber que decir al verme.
_ Hola... me dijo escuetamente...
_ Hola, supongo que eres el hermano mayor... tus papás me han contratado para cuidar a tu hermano de vez en cuando.
_ Vale... si... algo me dijeron, pero no sabía que empezabas hoy... bueno... bienvenida.

Estaba colorado de vergüenza. Pero allí, de pie delante de mí, empecé a notar que mi corazón comenzaba a latir cada vez más fuerte... era guapísimo y la mezcla de aquella timidez con su cuerpazo era muy tentador.


...CONTINUARÁ...

2 comentarios
  1. Je...a ver qué pasa con ese niño de 18...
    Besossssss

    ResponderEliminar
  2. tiene buena pinta...estaremos a la espera de la continuación!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario