¿Vamos de acampada?

viernes, 12 de junio de 2009




Llega el calorcito.
Mis dos amigas del último curso del cole me invitan a pasar un día de acampada.
Nada más llegar nos damos a un baño en el río… risas, juegos… nos sentimos libres.
Ellas deciden ponerse manos a la obra y, mientras que yo busco algo para preparar una buena
fogata, montan la tienda de campaña.
Al regresar, veo la tienda montada pero todo en silencio.
Abro la cremallera para entrar, me asomo… allí están.
Dormidas, totalmente desnudas. Sus cuerpecillos pequeños, relajados.
Decido cerrar la cremallera, desnudarme y tumbarme con ellas. Antes, por supuesto, lamo sus lindos PIES suaves y aterciopelados.
Me quedo dormido… de pronto noto jadeos y, disimuladamente, entre abro los ojos viéndolas besarse.
En ese momento mi polla comienza a despertar haciéndose cada vez más grande.
Tengo el corazón a mil por hora.
Coloco mi mano encima de la cadera de mi amiga… rápidamente ella me la quita llevándola hacia su clítoris… rasurado.
Se vuelve para que a mí me sea más fácil meterle el dedo mientras que su amiga come esta vez de sus pechitos a la vez que, alargando su brazo hacia mí, toma mi polla y empieza a pajearme.
A partir de ese momento y durante mucho rato, intercambiamos nuestros cuerpos… posiciones impensables… improvisación ciega.
Comimos y probamos nuestros sexos
Bebimos y tragamos todos los fluidos.
Delicia continua.

2 comentarios

Publicar un comentario