Técnicas de masturbación masculinas I

domingo, 1 de noviembre de 2009

Hace algún tiempo leí en un blog sobre un asunto digno de mención y tratamiento ya que ha sido tema tabú durante siglos. Me pareció interesante sobre todo por dos razones, la primera por su lado humorístico y segunda por su tratamiento minucioso y extenso… nunca hubiera imaginado el desglose que se hace, la variedad. En fin aquí os dejo la primera parte y si sabeis más métodos decirmelo que creo que soy bastante básico jejejejejeje.

1. La paja del misionero
Materiales: Si es usted un neófito en la materia, necesitará sin duda una revista, una película, o algún tipo de material de índole estimulante. Los grandes maestros prescinden de todo este tipo de añadiduras. También necesitará papel higiénico, Klinex, o material similar.
Por analogía con su versión del coito, (de la cual solo se diferencia en que no conoces gente). Póngase cómodo, relájese, respire hondo.
Una ver recolectado el material, proceda a asir el miembro viril, firmemente (pero sin estrangular), y comience un suave movimiento de vaivén, rítmico... hipnótico, desde la base hasta el glande (o capullo). No se preocupe si inicialmente no siente nada. A medida que el movimiento prosigue, verá como le invade una agradable sensación.
Si su pene continua inerte y fláccido, compruebe con detenimiento los pasos anteriores.
Si todo ha ido bien, al cabo de algunos minutos comprobará que necesita aumentar el ritmo: la maquina le pide mas. La culminación de este paso llegará en breve.
Con la mano que le quede libre, cójase el papel higiénico, y colóquelo en la trayectoria que intuya vaya a seguir el pegote que surgirá como colofón glorioso a la
tarea emprendida.
Nunca, repito NUNCA, lo haga sobre la revista, ya que si no, tendrá que pasar las hojas de tres en tres, e impedirá que otros familiares y/o amigos disfruten con tan preciado material.
¡Enhorabuena!. Ya es usted un iniciado en la paja del misionero.
2. La paja hidratante
Materiales: Lo mismo que la paja anterior, mas crema hidratante, nivea, atrix, etc. ¡Nunca utilice jabón o gel de baño! (por experiencia).
El procedimiento es muy similar al anterior, solo que esta vez, deberá embadurnarse el miembro con la crema.
No se deje engañar por la aparente sencillez, ya que esta es una técnica elaborada y que supone una mayor preparación. Consulte preguntando a sus amigos, o a sus padres.
3. La técnica de la "paradinha"
Esta técnica le permitirá llegar a cumbres inexploradas de su persona, y de su miembro, su amigo el calvo. Aunque el comienzo es similar a la del misionero, lo que realmente la diferencia es la culminación.
Proceda como en la paja mencionada, pero prepárese para hacer la "paradinha" justo antes del momento cumbre. (en las primeras pruebas, tenga muy a mano el papel, ya que nunca se sabe cuando se puede fallar).
Justo un instante antes del momento cumbre, detenga todo movimiento, aguante la respiración y concéntrese. Con la práctica logrará repetir la "paradinha" tantas veces como desee, antes de que tener que recurrir al papel. Practique, ¡practique mucho!. No desaproveche ninguna ocasión.
Lleve un calendario de camionero siempre encima, con la excusa de lo de las fechas. Es un instrumento muy útil en los duros comienzos. Esta técnica le llevara a convertirse en un hombre multiorgásmico.
4. Postre de la casa
Materiales: Un melón, un microondas y un cuchillo de cocina.
Esta técnica no solo requiere un dominio de las técnicas anteriores, sino una gran pericia a la hora de elegir el melón: el objeto del deseo.
No piense en el como en una fruta: véalo como un amigo, póngale nombre si es necesario.
Con una precisión quirúrgica, haga una incisión transversal en uno de los polos. Deberá cortar lo suficiente para dejar hueco a su amigo el calvo.
Compruébelo bien ahora, porque luego no tendrá tiempo, y podría echar abajo la operación. Una vez echo el hueco, y comprobada con una incursión de reconocimiento, la validez de dicho hueco, prepárese para el segundo paso, que requiere una gran destreza.
Introduzca el melón en el microondas, después de haber extraído el miembro. Caliéntelo durante breves instantes, dependiendo de la potencia del microondas. Un calor excesivo podría echar abajo esta operación, y muchas otras. Con gran rapidez y agilidad, abra el microondas y, mientras aún esté caliente, introduzca al calvo repetidas veces hasta consumar la operación.
Muchos testimonios avalan que es exactamente igual a una vagina.
Nota: No se olvide de tirar el melón a la basura, y no lo meta en la nevera para otra vez, ya una lamentable confusión puede llevarle a comer el auténtico postre de la casa (aunque por otro lado, no deja de ser un plato hecho por uno mismo, con todo el amor del mundo).
Otra Nota: Si corta el melón justo por la mitad, tendrá para dos veces.
5. La mano que mece la cuna
Materiales: Una silla, u otro mobiliario rígido, que le permita estar sentado. El papel higiénico.
Deslice su mano habitual debajo de sus posaderas, hasta agarrarse el muslo de la pierna contraria, y siéntese encima, presionando el antebrazo. Si lo está haciendo bien, notará como su brazo se adormece.
Deberá investigar hasta encontrar el punto exacto de adormecimiento. Cuando con la otra mano se pellizque los dedos de la mano habitual, y no los sienta, habrá llegado el momento de la acción. Tendrá unos breves momentos hasta que el brazo recupere su riego, en que le parecerá que se la está machacando otro.
6. la mano que mece la cuna (Enhaced)
Materiales: Una silla, y esmalte de uñas rojo pasión.
La mecánica es la misma que la anterior, solo que antes deberá pintarse las uñas de su mano habitual., para que en este caso, parezca que se la está machacando otra (mujer, no mano).
7. La alegría de la huerta
Materiales: Una bolsa de pipas (Vacía, o alguna de hechura similar), un puñado de lentejas, y un cordón o una goma elástica.
Meta las lentejas en la bolsa, e introduzca a Kojak dentro también.
Con la goma elástica, fije bien la bolsa a la base de Mr. Proper, de forma que las lentejas no caigan , y ayuden a masajear al calvo.
Proceda como en la paja del misionero.

6 comentarios
  1. Lo del melón calentito es buenísimo. Y lo de pintarle las uñas a la mano tonta brutal, jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó jaja

    Toque de humor y sexo, divina mezcla

    muuak

    ResponderEliminar
  3. jajaj, menos mal que surgiuuieron los blogs...un saludo juank!

    ResponderEliminar
  4. jajaja, está muy bueno, no había tenido tiempo de leerlo completo, de verdad lo del melón está increíble.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. jajajajaja si supieras...las lagrimas me corren por las mejillas....de tanto que me he reído...
    Gracias...
    Besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario