Una amiga con varias posibilidades

jueves, 25 de marzo de 2010

Elena y yo, nos conocíamos hace bastante poco tiempo. Entró a trabajar en la empresa de papá hace sólo seis meses. Enseguida conectamos… las dos llevábamos la administración de la fábrica y ya se sabe, en un trabajo en el que sólo hay tíos te puedes llegar a sentir inmensamente sola y, hasta en ocasiones, apartada y ninguneada.

Pasaron varios meses y en unos días que cerró la fábrica por vacaciones, decidimos encerrarnos en casa y darle rienda suelta a todas aquellas cosas que, debido a la falta de tiempo por el estrés del curro, nos apetecía hacer. El primer día lo pasamos tumbadas en el sofá, delante del televisor, comiendo helados… puffff… qué bien nos había sentado. Ya, al día siguiente, recién desayunadas, empezamos a tener conversaciones más trascendentales, filosóficas e incluso hasta llegamos a tocar temas mas íntimos que, como buenas amigas, abrimos nuestro corazón.

Llegó un momento en el que Elena verdaderamente quiso hablar con la mano en el corazón.

_ Pero dime, hace tiempo que nos conocemos y se que no estás con ningún chico… qué pasa realmente..

_ Hace un par de años tuve una relación, pero terminó fatal. Ya sabes, porque a ti te habrá pasado pero, al final, los tíos van a lo que van. Y desde entonces paso de ellos, estoy de momento bien así.

_ A mí no me ha pasado… ni quiero. Sencillamente no lo busco. Por lo menos con los chicos.

Se hizo el silencio entre las dos… algo había ocurrido. Nos quedamos mirándonos fijamente. Hasta que unos segundos después, traté de romper el hielo como pude… solo se me ocurrió repetir aquella última frase, como un profe cuando la vuelve a decir para que los alumnos la analicen…

_ “por lo menos con los chicos”

_ “por lo menos con los chicos” sí. Te voy a ser sincera pero no quiero que te enfades, ni que lo aceptes. Somos buenas amigas y necesito decírtelo. No se si te lo voy a decir torpemente…

_ Decirme el qué… tienes una enfermedad… dime lo que sea tía.

_ Soy transexual… desde pequeñita. Notaba que mi cuerpo de niño no me pertenecía. Todo eran sensaciones de niña… te puedes imaginar, con la ropa de mamá… aprovechando que ellos no estaban en casa.

Unas lágrimas empezaron a salir de los ojos de Elena mientras me contaba su difícil y complicada infancia. Al verlo y notar que a cada segundo se iba poniendo peor, la tape la boca.

_ Calla, por favor. No tienes que contarme nada más, eres mi amiga… no quiero que llores. Te quiero como eres, como siempre te he conocido. Lo más importante es que estés bien… aunque aún no lo hayas superado, como dices. Pero a partir de ahora me tienes, con más fuerza.

Y allí quedamos las dos abrazadas. Sequé aquellas amargas lágrimas que aún corrían por su cara con mis besos. Mi cuerpo estaba experimentando sensaciones nuevas… me había excitado el roce con su piel. Así que continué el recorrido hacia su boca que, torpemente besé. Elena en ningún momento hizo movimiento alguno que demostrara rechazo… al revés, abrió su boca para que pudiese degustar con facilidad y, a la vez, demostrar que era, en realidad, el deseo que había querido cumplir desde que llegó a mi vida.


Sin decirnos apenas una palabra, nos fuimos desnudando… estábamos muy calientes y queríamos darnos la una a la otra. Elena, que estaba aún más excitada, fue la primera en quedarse desnudita… con su enorme pollón depilado bien tieso. Yo no sabía por dónde empezar… nunca la había visto desnuda y esa visión de una pedazo de diosa, preciosa con unos “encantos” de chico y chica, era tan nuevo para mí que no quería que se sintiese mal. Además me gustaba la posibilidad de mostrar mi lesbianismo ante aquellos pechos enormes y mi otro lado sexual hacia aquel tremendo rabo. Directamente empecé a comerme sus grandes tetas con aquellos oscuros pezones… era una delicia porque además los sentía muy naturales, no operados. Elena se dejaba hacer, solamente daba pequeños gemidos… hasta que llegó el momento que, aunque esperábamos las dos que iba a llegar, ninguna sabía cómo respondería, sobre todo yo. Menos mal que tanto ella como yo, a esas alturas ya estábamos súper cachondas. Eso ayudó mucho… Elena fue empujando mi cabeza hacia abajo hasta que mi boca llegó a su tremenda polla, oscura y depilada. La metí, primero con pequeños besos en el glande y después hasta el fondo. Era una sensación, no extraña porque ya se lo había hecho a mi novio, pero sí curiosa al tratarse de la polla de Elena. Pero el gusto de Elena era inmensamente más rico; además estaba escuchando sus gemidos que cada vez iban subiendo de tono y aquello me hacía feliz… sabía que Elena estaba dejando muy atrás los fantasmas.

_ Córrete en mi boca… supliqué

_ No cariño… no estoy aún preparada. Déjalo estar así que me estas haciendo muy feliz. Toma esto (sacó un consolador de su bolso)… quiero que me empieces a follar.

Elena se puso de espaldas a mí, a cuatro patas y mientras se masturbaba fui metiendo con una facilidad pasmosa aquel juguete por su culo hasta que tras un profundo quejido mi Elenita se corrió. No era cuestión de preguntar nada ni quería tener yo un orgasmo, simplemente sentía que estaba ayudándola y que, de momento era eso, una ayuda. Pero notaba que ese día iba a nacer una más que profunda amistad. La veía feliz y relajada.

Era mi amiga.

Era lo que necesitábamos.

11 comentarios
  1. Ufff caray con Elena, vaya historia, bien cargada de erotismo

    besos

    Adis

    ResponderEliminar
  2. me has llevado de un extremo al otro, con una velocidad increible...de sentir deseos hacia un mujer, a sentir deseos por un travesti (transexual seria operado)...y cuando finalmente comence a sentir el sabor de la leche en la boca de la chica,le pide que le de por el culo....puffff!!!!
    has visto la peli de almodovar"tacones lejanos",en la que un travesti se folla a la chica????
    para mi es una de las escenas mas sensules que he visto....besos y a tus pies!!! siempre a tus pies...

    ResponderEliminar
  3. Que bien llevada historia, sobretodo explicados los personajes, no es un relato comun de trans, muy bien Juank, relaciones poco habituales pero bien tratadas.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. es verdad es re inovador, ahora decime una cosita, como me voy a dormir con la tensión que me quedo alla abajo...jajaj, segui así!

    pd: el otro dia me acorde de vos, estaba con una mujer muy linda y ella tenía puestos unas sandalias, como estabamos en su casa se las scó!!!, y de tanto en tanto me quedaba admirando el pie...jejej, qu eloco no??? recien entendi com oera la logica de los pies, en fin no aburro mas, saludos!

    ResponderEliminar
  5. jjajaj, claro que si!!!!! me imagino,a mi me gusto, digo, es como ver algo mas de lo que se ve siempre...jejeje...

    esta pregunta va desde el desconocimiento...cuantos tipos de fetichismos hay??? tosdos los que incluyan una parte del cuerpo, o por ejemplo el tema de los objetos tambien se toma como fetichismo?

    ResponderEliminar
  6. tito: el fetichismo es algo escencialmente masculino..es un mecanismo por el cual, se trata de tapar,no ver,la falta o la castracion del otro.
    la mujer,al advertir su "falta",busca en el otro la completud...busca equivalentes de completud en el pene, el hijo.
    en ambio, el hombre por siempre le teme a la castracion, y eso les hace renunciar a la madre,para no tener que pagar con su falo el deseo de incesto.
    ahora, cuando esa falta se torna intolerable, se constituye el 2fetiche",que viene a ocultar, esa falta.
    fetiche puede ser un objeto : ropa interior, zapatos, o lo que sea...o constituir una parte del cuerpo femenino en fetiche, por ejemplo, los pies.
    el requisito del fetichista, es que acaba "solo" si esta en presencia dl fetiche....y solo eso lo excita.
    en cambio, la gente comun, puede excitarse con algun objeto fetichista,pero es algo aleatorio, puede ir variando, incluso, dentro de una misma relacion sexual, en la cual se puede jugar con un fetiche, paraluego descartarlo...no asi el fetichista, quien esta ligado en forma permanente a algun fetiche.
    espero haberme expresado bien, ya que es un tema que pienso seguir investigando....besos.

    ResponderEliminar
  7. Miauuuuuuuuuuu
    Miauuuuuuuuuuu
    Beijos
    Carinho
    T I N I N

    ResponderEliminar
  8. Un relato genial

    Uf caramba, carambita con Juank

    Un besito calido.

    ResponderEliminar
  9. Me estoy pensando en pedirtelo prestado.

    Besos de PaSioN

    ResponderEliminar
  10. Por eso a los Papas les hacen la prueba de comprobar que son hombres.
    No me gustan las sorpresas, aunque en el caso de una mujer puede ser una ventaja 2 x 1
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. entones amigo juank, brindemos por las miles de posibilidades!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario