Ceniciento

viernes, 11 de junio de 2010

Hubo una vez un joven que no tenía padres si no madrastra, una hermosa viuda con dos hijas a la cual más perversa. Era él quien hacía todos los trabajos de la casa y, como no tenía ni para vestidos, por eso le llamaban Ceniciento. A veces, antes que terminara su trabajo, sus bellas y perversas hermanastras querían jugar...
Claro, cuando llegaba la madrastra y no estaba terminado el trabajo, el pobre Ceniciento pagaba su ira mientras sus hermanastras se iban de fiesta...
Ceniciento dominado
Pero no siempre su madrastra estaba de mal humor y, si había hecho bien su trabajo, también tenía su recompensa...
Ceniciento dominadoCeniciento dominado
 Y colorín colorado, este cuento... de momento se ha acabado.

5 comentarios
  1. que rica la madrastra!
    al menos es mejor que las otras malas!
    pobre ceniciento, tan folladito por su culo, y ademas lo hacen trabajar....joder!
    bueno, muy interesante version del cuento clasico...besos!!!!

    ResponderEliminar
  2. me gustan esos cuentitos para irme a la cama....me seguis contando.

    ResponderEliminar
  3. ya sabía yo que no era como lo contaban, y que el privilegiado era el ceniciento, jajajaja, genial.
    un besazo

    ResponderEliminar
  4. nice
    http://balloonaprivat.thumblogger.com/home/log/2010/10/dildo-ersatz.html

    ResponderEliminar
  5. gracias por el detalle de poner mi regalo entre tus preciados regalos.
    me has hecho muchisimo honor y lo valoro enormemente.
    bello post, muy entretenido, y las imagenes geniales.
    tu imaginacion no tiene limites, me gusta todo lo que escribes.
    saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario