El viaje de F.

domingo, 27 de junio de 2010

La fui a recoger al aeropuerto. Estaba muy nervioso era el primer contacto visual que íbamos a tener. En realidad estaba frente a la puerta de “llegadas” pero no sabía a quién esperaba. Cuando ya dejó de salir aquella marea humana vi, apoyada contra la pared, a una diosa… media altura, rubia y delgada. No se por qué pero en ese momento se paró todo el movimiento atronador y bullicioso del aeropuerto… todo  menos su boca que, en un movimiento de alta definición, empezó a abrirse esbozando una interminable sonrisa. No existía otra cosa en el mundo que ella.

Nos metimos en mi coche camino a su hotel. F me hablaba… me hablaba mucho, de multitud de cosas. De cosas interesantes… todo lo que salía de su boca me interesaba. En media hora de trayecto pasó la mayoría de su vida por mi cabeza. La acompañé a su habitación. F venía cansada y se quería dar una ducha. Yo esperé como espera un paciente en la sala… nunca llegaba la hora. Fueron los tres minutos más largos e insoportables.

Al fin dejó de sonar el odioso chorro de agua. Ese agua que tenía abrazada a F. Estaba celoso. Al instante salió cubierta por una toalla blanca. “F… eres preciosa” le dije mientras que le daba un sentido abrazo. Comencé a darle tiernos besos… suaves y pequeños en la tersa y húmeda piel del cuello. En aquel preciso momento empecé a tener una impresionante erección y F lo debió notar ya que se juntó a mí dejando, a la vez, caer la toalla. Sin decirnos nada, F se sentó en la cama y yo rápida y nerviosamente me desnudé quedando solo con los calzoncillos… mojados. Me había empezado a correr. F quedó deslumbrada de lo que se adivinaba debajo de aquella prenda así que, con delicadeza me lo liberó, quedando el tremendo miembro mojado a su merced… frente a frente, esperando una embestida. Las enormes venas hinchadas y aquélla cabeza de piel tensa y roja eran una buena escusa para que F se lo llevara a su dulce boca. Lamió y besó con auténtica pasión pasando, bajo mis órdenes, hacia los huevos los cuales devoró con elegancia… esa elegancia que solamente una mujer como F sabía tener.

Yo ya estaba a más de cien por hora y antes de que fuera demasiado tarde, la follé… duro, desgarrador. Las embestidas eran tan apasionadas que en pocos segundos había eyaculado en F. Caí rendido y casi desmayado. Al volver en mí me dí cuenta que F se estaba masturbando… no había terminado así que la abracé desde la espalda poniendo mi mano sobre la suya. Terminó con un enorme gemido y una gran sacudida… quedó inmóvil. Tomé la mano de F y llevé sus dedos mojados a mi boca, Era una delicia de sabor. Aquel aroma volvió a provocar una erección… me dirigí como un zombi hacia sus deliciosos pies. Uno a uno fui lamiendo sus deditos, muy despacio… las plantas hasta el talón. La suma del olor dulce que desprendían y los suspiros de F, me volvía loco. Subí, besando aquellas interminables y duras piernas hasta llegar al coño. En ese momento, como un resorte, abrió de par en par sus piernas quedando aquel tremendo tesoro a mi disposición. “Fóllame… muy duro, hasta los huevos… desgárrame como nunca lo hayas hecho”.

Mi polla empezó a entrar lenta e inexorablemente hasta el fondo. Allí comenzaron las sacudidas. F gritando como poseída… yo paré, comencé de nuevo y otra vez volví a parar. F estaba loca… “no pares cabrón”. Saqué hasta tocar sus labios con la punta mi polla y empezaron de nuevo las embestidas. F gritaba… yo me estaba muriendo de placer. Había puesto los pies sobre mi culo. Esa sensación mas la visión de aquella diosa a través del espejo hizo que provocara el clímax final echando gran cantidad se semen dentro de F.

Pero muy atenta, cuando ya terminamos F, aún con sus piernas rodeándome, siguió empujando con los pies mi culo… “ya no te me vas a escapar… otra vez más, no. Yo te diré”.  


5 comentarios
  1. ¿quién es preso de quién? ....cuando ambas pasiones se unen, cuando el ardor se desata, cuando uno sueña el cielo?....quién domina a quién?
    Privilegio de ambos, de quién se derrama y de quién recibe, unión que jamás olvidarán, aunque...no vuelvan a verse.
    Me encanta

    ResponderEliminar
  2. siento como si yo misma hubiera escrito...juank!!!
    que real me parecio todo...estas seguro de que no lo hemos vivido???
    me pregunto si no hemos follado ya, porque todo me suena increiblemente familiar, cercano, intenso...habremos sido amantes en otra vida acaso???
    muy excitante, muy caliente, muy...muyyyyy...mmmmm!!!!
    vete al aeropuerto y esperame!
    ya corro a sacar un boleto en el primer avion a españa!!!!
    besossssssss

    ResponderEliminar
  3. Con que F eh? jeje, ni hablar Juank, tu estilo de narrativa es unico, unico y excitante, hay que tomar aire despues de leer esto.

    Abrazo Juan!

    ResponderEliminar
  4. eh, aguante los continuados, son los mejores!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario