Hidratación

viernes, 18 de junio de 2010

Hacía un calor tremendo, de esos calores de principio de primavera. Mi amiga Ana y yo nos empezábamos a deshidratar… andando y andando a las cinco de la tarde, solas por las calles. Nos parecía que nunca iba a llegar pero al fin llegamos a la tienda… entramos y, como dos posesas, fuimos derechas hasta las sección de refrescos. Salimos con las botellas de agua casi a medio terminar y cruzamos la plaza hasta el centro en el q había una zona de césped a la sombra. Solas… no había un alma por la calle por lo que nos quitamos las camisetas y las chanclas. Al rato ya estábamos casi recuperadas, fresquitas. Seguíamos solas… bueno o eso creíamos. Nos dimos cuenta que había dos chavales en un ático observándonos. La situación no era incómoda. Mi amiga y yo pasamos de esas cosas… que se jodan, solo pueden mirar y cascársela… aunque después de unos minutos, nos vestimos y decidimos seguir con la sesión de hidratación en mi ático… esta vez solas de verdad.
Desnudas en el ático

Salimos a la terraza y nos quedamos desnuditas sobre la piedra. Era un gusto aquella sensación. Después de unos minutos, tomé la mano de Ana… “estás ardiendo, niña”… así que eché crema hidratante sobre su tersa piel. Al instante vi que sus enormes pezones estaban tiesos. Seguí dando suaves pasadas por todo su cuerpo. Hasta que llegue a los increíbles pies… en ese instante, mientras masajeaba las plantas y los deditos, empecé a escuchar a mi amiga aún tumbada, como gemía e incluso se arqueaba. Estaba claro… Ana estaba entrando en una especie de trance. Subí, acariciando sus largas piernas hasta llegar a aquel coño depilado, con una fila estrecha de bello y unos labios largos, abultados y rosáceos. Seguí con los masajes en aquella zona erógena si parar ya que los gemidos de Ana eran cada vez más constantes… hasta se tenía que morder los labios para acallarlos. “Hacia arriba, por favor”… me dijo. Continué, atravesando su tripa hasta las tetas turgentes, con aquellas pequeñas aureolas pero enormes y endurecidos pezones. Allí posé las yemas de los dedos y dando movimientos circulares friccioné con la ayuda de la crema para aliviar el tremendo calor que emanaba de ellos.

Yo ya no podía más… adoraba a aquella diosa del placer. Estaba provocando en mí sensaciones nunca antes vividas con una chica… sus gemidos, los latidos de su corazón me estaban volviendo loca.   


Me decidí… acerqué con dulzura mi cara a la suya.
Desnudas en el ático La besé. Se dejó.
Mordí con ardor sus delgados labios. Gimió.
Busqué con mi lengua la suya. Enmudeció.
Recorrí todos y cada uno de los centímetros de su boca. Murió de placer.
Me dí cuenta, por el sabor de aquel instante, que ya estábamos hidratadas.

7 comentarios
  1. Me acabo de dar cuenta que necesito una hidratación
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola cielo, soy Pasion, te ruego que no me envies ningun correo a mi anterior cuenta , me la han robado asi como borrado todos los blogs, mandame por el faacebook tu correo para facilitarte el nuevo asi como tb el blog cuando este montado

    un beso

    Pasion, la unica aunque no tenga perfil de momento

    Besos nos vemos en faacebook

    ResponderEliminar
  3. Ups!!

    Hidratación que una se deshidrata al leerlaaaaaaaaa


    pd) Gracias por tu apoyo a PaSioN

    Un enorme beso Juank

    Feliz sabado........ sabadete

    ResponderEliminar
  4. Hidratacion es lo que uno siente al visitar tu blog, aqui uno suda de lo lindo.

    Abrazo Juan!

    PD: No sabia lo de Pasion, que jodido, pero alla vamos...

    ResponderEliminar
  5. Hola cielo paso a saludarte y a dejarte mi agradecimiento.

    Cuidado con la otra Pasion perfil http://www.blogger.com/profile/06708380382210229328, ya me copio el nombre, y el blog

    Creo que realmente esta enamorada de mi.

    Besos

    PaSioN

    ResponderEliminar

Publicar un comentario