Mamitis

lunes, 30 de agosto de 2010

Doctor, ya no aguanto más… a pesar de todos mis esfuerzos, mi marido no me hace caso. Desde que nos casamos él solo habla de su madre… mamá, mamá que si mi madre tal que si mi madre cual… uffffffff ¡es como si yo no existiese!

El psicólogo le pregunta si ha probado ha hacer una cena especial.

Si pero no ayudó nada.

Tengo una idea, le dice el doctor, si hay un lugar donde su suegra no puede rivalizar con usted es en la cama. Esta noche se viste con un vaporoso negligé y camisón negro de encaje, transparente. Medias de encaje, mini tanga negro y liguero. El color negro es muy sexy y excitante… maquíllese, use tacones altos de pulsera (negros obviamente). Ponga sábanas de seda y coloque velas en vez de usar la luz eléctrica. Con ese ambiente seguro que no se resiste.

La joven siguió todo el plan al pie de la letra sin olvidar ningún detalle. Sentía un leve rubor en todo su cuerpo al prepararse para su esposo. La verdad es que ella misma nunca se había sentido tan sexy, provocadora y voluptuosa. Al llegar el marido, adopta una postura provocativa… él entra en la habitación, la ve y gritando le pregunta desesperadamente…

¿Porqué estás toda de negro?... ¿Le ha pasado algo a mi madre????

7 comentarios
  1. jajajaja no tiene remedio el tipo, de una patada lo mando con su madre jejej

    muy bueno cielo

    besitos

    Adis

    ResponderEliminar
  2. Y yo pienso cuando dejarán los hombres de tener mamitis?...ummmmh, cuando dejen de existir las madres.
    Quizá ese sea un secreto que sólo guardamos las mujeres.
    Mi beso muy cerca contigo

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, algo tendría la madre, no?. jejejeje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Vaya tipo, con un panorama como el que preparo la mujer, hasta me olvido que tengo madre, en esos momentos... naci de un hongo!!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. hay hombres que nunca se despojaran de su complejo de Edipo

    besos de PaSioN

    ResponderEliminar
  6. Bueno a este le hace falta un buen azote en el culo, yo particularmente no le esperaría tan sumisa en la cama, le ataría un collar al cuello, le pondría de rodillas y con una bola de gato bien atadita en la boca le pediría con voz de mando: ahora vas a saber que hacen las mujeres con hombres mimados como tu... y zas,zas,zas... azotes hasta que le vea suplicando por mis besos, hasta comprender que hay un lugar para cada cosa y cada cosa tiene su lugar, el sexo con su mujer que es quien le desea como hombre, si no sabe serlo aprenderá ;)...
    Quien sabe igual seria un estupendo esclavo..jajaja

    Besitos Juank desde mi cálida orilla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario