Circe, la hechicera

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Año 1261. Mientras se suceden las luchas internas en el castillo de la ciudad de Brutarno, en el otro extremo de los extensos terrenos del reino, vive Circe, la hechicera más sensual y provocativa que, hasta la fecha, se conocía. Su pelo negro y los vestidos de cuero cortos le hacían estar apartada de lo que era admitido por los entonces estamentos medievales.

Circe vivía lejos del castillo, a las afueras de Brutarno pero su alma estaba cerca de la gente del pueblo llano que, en su mayoría, la idolatraban ya que era su única esperanza, su ilusión de vivir… el sistema feudal, las continuas epidemias y brutalidad de las guerras les tenía dominados. Ella, moraba junto con una pareja de sirvientes, los jóvenes Glauco y Alarcos que hacían las delicias de su Ama.

Al llegar el último día de la semana, Circe tenía la costumbre de tomar un baño. Glauco calentó agua y lo vertió en un recipiente de madera. Se desnudó delante de sus dos esclavos postrados ante ella momento que Alarcos asaltó sobre sus bellos pies besándolos y lamiendo jadeantemente. Se sumergió en el agua quedándose inmóvil mientras que sus esclavos se ocupaban de bañarla pasando sus fuertes manos sobre la piel y vertiendo agua sobre el sedoso y brillante pelo de su Ama una y otra vez. Se levantó y tras ser secada, se tumbó en su cama. Sus dos perros estaban ansiosos esperando angustiosamente una palabra de Circe. “Desnudaos” les dijo ésta. Glauco y Alarcos obedecieron dejando caer sus harapos al suelo quedándose desnudos frente a Circe, esperando inmóviles la siguiente orden.


“Mis jóvenes, rudos y machos esclavos… quiero que hagáis algo que me apasiona… veros disfrutar de vuestros cuerpos. Besaros, follaros y chuparos. Sois mis perros… necesito veros jadeando delante mía. Puede que cuando terminéis tengáis una recompensa”.

Y así hicieron… Los labios de aquellos dos perros se juntaron y comenzaron a jadear. Circe estaba a cada momento más excitada viendo como sus esclavos entrelazaban sus lenguas… corriéndoles el sudor por sus fibrosos cuerpos. De pronto, presa del ambiente verdaderamente acalorado, Circe mandó a Alarcos se tumbara y a Glauco que le follara… “pero debe ser duro”. Mientras veía como gemían los dos esclavos, tomó la negra y gruesa polla de Alarcos que estaba muy tiesa y brillante y, después de masajearla arriba y abajo, escupió sobre ella metiéndosela en la boca no sin antes, mirándole a la cara le dijo… “como te corras te mato, maldito cabrón”.

“No se si voy a poder aguantar, mi Ama”, le dijo Alarcos.
“Calla perro”, gritó Circe mientras le abofeteaba. Y hundiendo la polla de éste en su boca, comenzó a hacerle una deliciosa y larga mamada.


Circe paró… “te estás empezando a correr. ¡Quieto!. Aprende de Glauco”. Y llevó sus finas y dulces manos sobre los huevos de éste. Los acarició y cuando apretó, Glauco dio un pequeño gemido, no debía enfadar a su Ama. Poco a poco fue bajando sus dedos hasta que llegaron a su ano rosado… esta vez el premio se lo llevó Glauco cuando la hechicera comenzó a lamerlo ansiosamente metiendo su afilada lengua según se iba dilatando. La estancia se iba llenando de los gemidos primero de los dos esclavos acabando con los de los tres. Circe era muy apasionada… una ninfómana que no conocía la palabra “escrúpulo” y, con sus dos perros, menos.

Cuando terminó con su sesión en aquel culo blanco de Glauco, éste se había corrido dentro de Alarcos así que se levantó y limpió su polla, aún dura. “Fóllame, negro… métemela hasta darme con los huevos… argggggggggggggg”, le gritaba Circe poseída por las convulsiones producidas por el placer que estaba sintiendo. Era tan cerda que la hechicera necesitaba obtener el máximo goce… y se estaba cumpliendo, una polla enorme que bombeaba una y otra vez dentro de su coño sin parar y otra dentro de su boca.


Pero ella no era sencilla. No se conformaba con lo “habitual”. Cuando ya estaba excitada… con aquellos dos potros desbocados jadeando y babeando por su cuerpo, de nuevo ordenó salvajemente a Alarcos.

“Arrollídate quiero que metas tus dedos por detrás y me hagas gozar”.
“Ama… y ¿Glauco?”, le espetó humildemente mirando al suelo…
“¡Calla y actúa!… él te ayudará. Glauco, abre mi culo con tus fuertes manos todo lo que puedas, no podéis parar de darme placer.”

Los dos mirando al suelo, la obedecieron y Alarcos le dio uno de los momentos más increíbles que habían pasado por la vida de la joven hechicera Circe. Fue metiendo sus dedos a medida que su culo se iba dilatando… ella, con sus gritos, le seguía reclamando… “mete tres dedos argggggggggggg, mete el puño y empuja cabrón”. A los pocos segundos de tener la mano de su esclavo dentro, cogió la cabeza de Glauco y empujándola hacia su coño, echó toda su corrida sobre su cara.



“Me habéis hecho feliz… iros a comer, vuestros cuencos de perros os esperan. Cuando terminéis, venir. Tenéis más tarea. Circe no se conforma con poco.”

4 comentarios
  1. Ohhhhh bella circe, pervertida y sensual, zorra , puta y perversa, encantadora.....ummmmmmmmh, me encanta el blanco y negro, y por qué no? la diferncia que marca mi diferencia...quieres ser conmigo diferente?......

    ResponderEliminar
  2. Coño, menuda historia, necesito una ama así.
    Bueno, pasaba por auí y uiero desearte felices fiestas de navidad y año nuevo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Llega la navidad!!!!!!!!!!
    Que calentura me empieza a entrar,
    Todo decorado de rojo,
    El color de la sensualidad.

    Esta noche será intensa,
    Cena,
    Bebidas,
    Y como no………
    En la cama lo voy a celebrar.

    Voy a darle un repaso al camasutra,
    Y un buen repaso a mi me van a dar,
    Esta noche es noche de sexo,
    Ya que en mis recuerdos tendrá que quedar,
    Una navidad 2010,
    Que el próximo año,
    Sea difícil de mejorar.

    Os invito a todos a mi humilde lupanar,
    Ofrezco caricias y buen sexo,
    Ya ustedes me contaran,
    Si quieren compartir junto a mi,
    Una inolvidable NAVIDAD.

    Por ahora os dejo caricias y besos,
    Y para el quiera algo mas………
    Que venga vestido/a de rojo,
    Y con ganas de triunfar,
    Esta noche en mis jadeos,
    Os deseo a todos,
    Ohhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!
    UNAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
    AHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!
    FELIZZZZZZZZZZ NAVIDADDDDDDDD.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario