16/08/09

viernes, 22 de abril de 2011

Quiero verte...
 

Quiero entrar a tu habitación en penumbras donde tu cuerpo apenas cubierto yace con un débil resplandor de tu piel satinada iluminada por la luna llena que se asoma a mirarte por la ventana...
 

Quiero despacio descorrer las sabanas, para mirarte con deseo, recorrerte con la vista desde tu cabellera castaña con sus rizos esparcidos sobre la espalda y sus graciosos hoyuelos en la base, sobre las lunas gemelas de tus nalgas redondeadas...detenerme en la curva de tu cintura y bajar hasta tus pies pequeños, cruzados como siempre cuando reposan como dos palomas enamoradas.
 

Quiero con suavidad volverte despacio con mi mano en tu cintura y sorprender esa sonrisa leve en tus labios curvados, esos ojos apenas entreabiertos con la misma mirada lánguida de una gata enamorada que promete mil cosas.......cuando termine de desperezarse.
 

Quiero besarte despacio en el hueco tibio de tu vientre, en la comba de tu cadera, en la cima de tus pechos que se tienden hacia mi cuando se arquea tu espalda, buscando mi boca, en el cuello donde late tu sangre y me inunda tu perfume a nardos, mientras veo tus dientes pequeños de gata morderse el labio en tu boca como un capullo de rosa para callar el gemido que ya brota de tus labios... 
Quiero ver estallar el rubor como un amanecer rosado en tu cuello y en tus senos, quiero recorrerte entera con mis manos y mis labios, que mi lengua te arranque esos pequeños sonidos entrecortados que no puedes contener...

Quiero besarte los pies que se tienden y se curvan, mostrándome como gozas mis caricias...y te abandonas y gimes, mientras tus manos me atraen hacia ti impacientes y ansiosas por que te alcance, que ya cabalgas lejos en la marea del placer.
 

Quiero enredar mis manos en tus cabellos y aferrándote de la nuca someterte a mis deseos...
 

Quiero ver ese momento en que la lánguida gata se transforma en un felino salvaje recordando otras vidas, en las que dominaba a sus presas y sin transición pasa a ser la que demanda y exige, se revuelve y araña, muerde y lame. La que atrapa bajo el cerco de sus piernas dejándome hipnotizado e indefenso pero deseando sucumbir a su amor, esperando y anhelando mientras ella juega con su presa, soltándola un poco para que al menor gesto reaccione con presteza poniéndolo de vuelta en su sitio de juguete sumiso, para matarme de a poco de impaciencia y placer, mientras suavemente pasa sus manos por mi cuerpo con las uñas que prometen dolor o suavidad, lo que su espíritu felino le demande según su ánimo. Y luego pasar la lengua cálida por esos rasguños erizando mis sentidos, lamiendo o mordiendo, dulcemente o con inconsciente urgencia. Para entregarse luego con un desenfreno que arrastra y eleva, que provoca oleadas, que nos transporta y nos deja caer una y otra vez, para luego inundarnos con la marea ardiente de nuestros fluidos mezclados, y permanecer abrazados mientras nuestras pieles se enfrían de ese ultimo éxtasis compartido.

Autora: Felina

7 comentarios
  1. He disfrutado de cada letra. Un relato que todos deseamos sentir y disfrutar.
    Besos y susurros muy dulces

    ResponderEliminar
  2. Por un momento me sentí yo misma...quizá Felina sabe expresar la intensidad de lo que tú quieres contener.
    Hermoso y sensual relato. Enhorabuena Felina.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, por publicarlo...y por los comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Dibujaste esa dualidad que habita en el sexo desde un imperativo que no deja dudas "Quiero"...

    Que se te conceda ese deseo y lo vivas tal como lo has narrado... o aún mejor...
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Uff, cualquier mujer sería feliz de ser tu felina, tu gatita, de estar a tu lado, expresándole todo ese amor, es increible sentirte así sabiendo que eres un hombre, jiji, no dejes de sentir eso jamás, te engrandece como hombre, como persona, seguro que tu chica se lo merece, no dudes en darle lo que necesite, tú recibes mucho, eso me queda claro en esta forma tuya de expresar...
    Un beso de Monse

    ResponderEliminar
  6. No, Monse...soy una mujer, y lo escribí así...porque es un sueño, y lo soñé después de una conversación con alguien, el primer adorador de mis `pies. Y en mis sueños, las palabras surgen así. El me decía lo que quería hacer...yo solo le di la forma que adopta en mis sueños.
    Tengo sueños lucidos y sueño así, por eso cuando escribo tienen siempre fechas. Son de mi cuaderno de sueños...

    ResponderEliminar
  7. Aha, vaya, pues nada, sigo diciendo similar, que los sentimientos expresados son para desear cualquier mujer, si lo has soñado bonito sueño, yo también quiero uno así esta noche.
    Un saludo para ti felina

    ResponderEliminar

Publicar un comentario