Coloreando el beso

viernes, 1 de abril de 2011

El blanqueamiento anal, técnica usada hace tiempo por ciertos gremios (estrellas de cine para adultos, bailarines, modelos, y otros en la vanguardia de la tendencia creciente, que fueron "expuestos" y quería mejorar el aspecto de las zonas anal, vaginal y genital), pasa ahora a formar parte de nuestra vida cotidiana… una moda hasta ahora denostada por muchos y aplaudida por pocos. Pero como toda costumbre, pasarán las primeras críticas, las primeras declaraciones en diversos medios de comunicación de “expertos”, incluso los primeros reportajes con “cámara oculta”... y se acabó. En unas semanas por fin lo veremos como algo natural. Cualquiera iremos con el ano blanquecino, como el que va con la cresta o el tatuaje de forma normal… aceptado por la sociedad. Pero yo me digo (es lo que más me preocupa), ¿esto acabará con el beso negro? porque cuando tu pareja se haya aplicado dicha técnica, no tendrá sentido que le digamos... "cariño, me apetece darte un beso negro"... porque ya no es de ese color. Entonces te das cuenta que debes usar otro vocablo  en  el que apliques el nuevo calificativo... "¿quieres que te de un BESO BLANCO?" ... ¡¡¡¡cuidado!!!!! ese beso se refiere a otra técnica sexual y como te diga que si... En fin que tendremos que ir buscando un nuevo término que haga de ese beso algo tan querido como siempre pero que se adapte a la realidad sin perder su "glamour".

3 comentarios
  1. BUENÍIIIIIIIIIISIMO CIELO, ya de por sí Paco León es genia, y como plantea el asunto , ni te digo...yo quizá no sólo me hago las mismas preguantas sino que me suda la ..p....que se me blanquee el ano o se me encurezca el coño...jajajajajja. Mi chica bien sabe que comigo habrá besos, blancos, negros, amarillos y color púrpura si es necesario.

    ResponderEliminar
  2. q problemon se nos presenta.. y ahora q hacemos???

    ResponderEliminar
  3. joder, como siempre esta oscuro, me da lo mismo, mientras no sea fosforecente.

    saludos y salud

    ResponderEliminar

Publicar un comentario