El guión

jueves, 28 de abril de 2011


Estas vacaciones me invitó mi amigo Alex a la casa en la que vivía con Eva, su madre recién divorciada.  Alex y yo llegamos y acomodamos nuestras bolsas en los dormitorios. Aunque la casa era grande, mi amigo y yo dormimos en la misma habitación.

Las primeras noches fueron una “primera toma de contacto”… cenamos los tres, cervecitas, algún juego de mesa… todo en una atmósfera tranquila y de puro trámite. Al llegar a la cuarta noche, cuando terminamos de ver la película que puso Eva en el DVD, ella se quedó recostada en el sofá y nosotros subimos a la habitación. Nos metimos en la cama pero esta vez, con mi consentimiento, Alex se metió en la mía. Comenzó a contarme algunos problemillas que tenía en cuanto a la convivencia en su casa hasta que empezaron a saltarse las lágrimas. En ese momento me invadió la tristeza y pasé mi mano por su cara intentando darle consuelo.

Alex me cogió la mano y me la llevó hacia su pecho. Yo, instintivamente me acerqué a su cara para darle un beso tratando de acallar su tristeza momento que él la giró quedando a milímetros de mi boca. Nos besamos, al principio con miedo, pero según pasaban esos primeros instantes de desconcierto, fue pasando a una gran pasión. Alex quedó boca arriba y yo me fui dirigiendo con mis labios hacia su cuello, su tórax, sus duros pezones hasta llegar al pubis.

Allí encontré una enorme y dura polla que, lejos de darme ningún reparo, fui haciéndola mía. La besé ardientemente mientras que oía sus gemidos. Le tomé con una mano sus huevos… con delicadeza y dulzura pero firmemente a sabiendas que, como hombre que soy, le podría doler si lo hacía de otra manera. Soltó un quejido y de su polla salió todo el placer contenido. Fue un momento delicioso y eso que era la primera vez que estaba en esa actitud con un hombre… le limpié con un paño y me recosté a su lado.
“Mi niño, duerme tranquilo” le dije. En unos segundos quedó atrapado por un profundo sueño.

CONTINUARÁ…

5 comentarios
  1. A veces pienso que el Sexo (con mayúsculas) no entiende de géneros, sino sólo de sensaciones y emociones. A mí me ha emocionado mucho la ternura descrita

    ResponderEliminar
  2. Sin la menor duda el amor no tiene sexo...ni las almas tampoco.

    ResponderEliminar
  3. El deseo surge de la forma mas inesperada.
    No tiene dni, ni forma... solo tienes que dejarte
    llevar por ese instinto primario... y crecer en ese gozo.

    (Gracias por estar...) Yo estoy subscrita a San Anónimo¡¡ jajajaja.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Preciosa entrada, llena de ternura, que amistad, esas lágrimas que te hacen llegar a tocarle son grandiosas a la vez que tristes, si no tal vez jamás habrías llegado a más con él, como dices con un hombre, y ya ves, el sexo es así, el deseo nos llegá y punto, no importa si es un hombre o una mujer...
    Te dejo un beso querido amigo, como siempre un placer pasarme por tu casa.

    ResponderEliminar
  5. Las cosas surgen cuando han de surgir. Lo importante es ser libre para disfrutar de ellas.
    Besos de Pecado (con la miel en los labios).
    PuramenteInfiel.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario