Espejo, espejito.

domingo, 19 de junio de 2011

Miro en el espejo
y veo a un notas
que se está volviendo viejo,
que le están saliendo las canas
y los pellejos.

Los años no perdonan,
el tiempo pasa,
y cada vez me cuesta más trabajito levantarme
por la mañana.

Miro al suelo
y es normal que me deprima
cada vez tengo más gorda
la barriga.

Ya no me veo la pisha (x4)

Antes todas las mujeres querian
hacer el amor conmigo,
y ahora soy yo
el que lo haría con ellas,
pero ahora ya no ligo.

Antes me gustaban las chavalas,
ahora me gustan sus madres,
el tiempo vuela.
Dentro de poco
me gustarán sus abuelas.

Miro al suelo
y es normal que me deprima
cada vez tengo más gorda
la barriga.

No, ya no me veo la pisha (x4)
No (x4)

Miro al suelo
y es normal que me deprima
cada vez tengo más gorda
la barriga.

5 comentarios
  1. Por eso mas vale aceptarlo como es, el tiempo es algo que inevitablemente nos pasara por encima, y tratar de pelear contra el, pues solo le hace que se ria de nosotros a carcajadas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. La juventud, como la vejez...es solo un estado de ánimo. Sé que no estás de acuerdo con mis palabras, pero bién sé yo que sólo puedo hablar desde el corazón.

    ResponderEliminar
  3. Syd... exactamente, ver los resultados de ese paso del tiempo y tomarlo con humor.

    Dama... claro q estoy de acuerdo pero hablo de ese paso desde el humor no desde la desesperación.

    ResponderEliminar
  4. Ahhh bueno, pero eso es algo que afortunadamente pasa, digo afortunadamente porque el cumplir cada año es todo un privilegio, jodido seria sino los cumplieras y el tiempo fuese pasando por uno ¿verdad? yo que quieres que te diga, ahora es justo el momento en el que me miro en el espejo despues de muchisimo tiempo y me siento agusto con lo que veo, normalmente el buen vino mejora con los años

    Besotessss

    Adis

    ResponderEliminar
  5. Hay que ir adaptándose, no queda más remedio.
    A mí la belleza física es algo que nunca me ha preocupado demasiado; y como creo que nunca la he tenido, tampoco temo perderla.
    A mí me da miedo que con la edad se me pierda el deseo, el morbo, las sensaciones,...o que yo no sea capaz de despertar ninguna. Eso sí que me acojona y aún no sé si podré tomármelo con humor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario