A tus PIES

sábado, 2 de julio de 2011

Hace unos días había cumplido años. Y aunque aún vivíamos juntos me sentía cada día más solo. Necesitaba algo que me diera un golpe en el corazón… sentir algo nuevo. Quizá cumplir alguna de las fantasías que se habían acumulado en el baúl y ya casi no se podía ni cerrar.

Aquel día, al ir a trabajar, iba deambulando por la calle a pleno sol. Ya era la hora y las tiendas se iban abriendo,  según iba pasando. Ya, a escasos metros de llegar a la tienda donde trabajaba, vi a mi jefa. Era aproximadamente de mi edad e intentaba con dificultad subir la persiana de la tienda de zapatos. Me puse a su lado, la sonreí y de un tirón pudimos con ella. Entramos y aún sin encender las luces fuimos preparando la apertura. Pasé toda la tarde haciendo lo que más me podía gustar… mirar sin disimulo los pies de las clientas (es mi profesión jejeje), tomarlos con delicadeza entre mis manos para que se probaran y notar como más de una daba un pequeño gemido al hacer esto… en mis largos años de profesión, esto lo había ido depurando y ellas apenas notaban que a sus pies estaba arrodillado un fetichista. Aunque quedaba algo que hacer muy importante… pero eran mis clientas y no debía mezclar placer con trabajo.

Al finalizar la jornada, Eva… mi jefa, salió del despacho e hizo la caja del día. Yo terminaba de colocar el escaparate cuando me llamó… entré en su despacho y allí estaba, sentada en su escritorio con los pies sobre la mesa.
_  Necesito a un buen samaritano para que me dé el  mejor masaje de su vida en estos piececitos delicados medio muertos, conoces a alguien?
_ ¡Claro! Aquí me tienes… déjame ver. En ese momento, mi polla empezó a endurecerse. Aquel instante fue increíble. Tomé sus deliciosos pies y comencé a dar un suave masaje recreándome por todos sus rincones. Los dedos recorrían una y otra vez su planta… sus dedos. Mi excitación era tremenda… dolía.

_  Arrodíllate… creo que calmará tu dolor.
Cogí su otro pie como si de un bocadillo se tratara y me lo introduje en la boca pasando la lengua entre sus deditos y al final, chupando, como si se tratara de un chupete, el dedo gordo. Sabía delicioso. Mientras, Eva con el otro pie, me lo pasaba por encima de la bragueta, apretando fuertemente. Los gemidos eran cada vez mayores.

Volví sobre el otro pie y comencé a besarlo por el empeine… en ese momento, Eva dio un fuerte gemido. Miré hacia sus bragas y me quedé impresionado… era la primera vez que lo veía. Se había corrido… un hilo abundante de líquido salía de su coño. Entonces, aproveché aquel momento en el que tanto ella como yo estábamos en pleno éxtasis… la levanté de su silla y, mientras veía como el asiento estaba totalmente empapado, me desabroché el pantalón dejando fuera mi polla endurecida y me senté.
_ Siéntate aquí encima… encima de tu masajista.
Eva, totalmente absorta, como un zombi dejándose llevar solamente por su pasión, comenzó a cabalgar. Aquello era un delirio para nuestros sentidos. Gemidos, jadeos, gritos y, al fin, una tremenda eyaculación que nos terminó de dejar completamente agotados.
_ Ufffffffff- dijo Eva – qué tontería… y yo solo quería que mis pies quedasen relajados. Ya veo que tendré que aprender a recompensarte… que esto son horas extra jajajajajaja.
_ Te aseguro que una sola cosa me recompensaría… volver a tener esos increíbles pies en mis manos. Haría todas las horas extra… son mi delirio.
Y arrodillándome ante aquella diosa e inclinándome sobre ella le dije… 

A tus PIES.

9 comentarios
  1. Caray, y yo que pensaba que solo andabas vigilando
    ....bueno, veo que el tiempo es bien aprovechado. Si, aún recuerdo esas manos, esa lengua, esa boca...un delirio dificil de olvidar.
    Cuidate....especimen único en peligro de extinción. Hoy en dia se valora muy poco lo que es la adoración por los pies.

    ResponderEliminar
  2. Xastamente Alma, hay mucha mujer que, por lo que sea, no sabe lo que se pierde.

    ¿Realmente es factible el climax húmedo del oregano?. Según alguna literatura leída sí, pero tengo mis dudas...

    ResponderEliminar
  3. Estupendo relato, pudo elevar mi imaginación a límites de máxima excitación.

    La aceptación de los fetichismos es cosa del desarrollo de la madurez sexual del mundo hispano, poco a poco dejará de ser un tema tabú o asunto de pirados.

    ResponderEliminar
  4. Espero que sigas cumpliendo años y llenando ese baul de fantasias para que luego les saques partido.
    Fantastico y excitante relato.
    Besazos cumpleañeros!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Aunque no entiendo demasiado el fetichismo que sentís algunos por los pies, ahora mismo me encantaría un masajito de ésos. Y con final feliz también, por supuesto.
    Dime dónde está esa zapatería, jejejeje

    ResponderEliminar
  6. aunque no lo creas, soy yo, Fedora...he vuelto luego de muchas complicaciones...pero aqui estoy!
    Feliz cumpleaños y te invito a mi nuevisimo y pequeñito blog...recien nacido, aunque con mismo nombre.
    fuiste de los primeros y no puedes faltar...te regalo mis pies,tu regalame una sonrisa y un abrazo calido!!!!
    besos!!!!

    ResponderEliminar
  7. en mi blog te dejare un regalo!
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Jolines con las horas extra...bueno me he quedado muy a gusto leyendote.
    P.d.
    He tenido que cambiar de dominio por que el anterior me amanecio bloqueado un dia.
    Saludos
    Aguasanta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario