Onán

sábado, 13 de agosto de 2011

Es muy interesante saber todo los cambios que desde la antigüedad hasta hoy día han producido en las distintas sociedades. Quizá en lo referente al sexo, hablemos y hagamos actos que antaño eran castigados con una lógica aplastante y la humanidad lo veía y acataba como cualquier otra ley. Poco a poco se fueron viendo y estudiando las consecuencias de esas “leyes” y, a día de hoy, nos parecen absurdas incluso degeneradas… por eso decimos que están anticuadas. Pero la historia hay que conocerla.

Esta es la historia de Onán, joven hebreo el cual, a la muerte de su hermano mayor, fue obligado a copular con su cuñada ya que el matrimonio no había dejado descendencia. Según las leyes de aquella época y ese estado judío, este acto de copular dentro de la viuda era obligatorio y el ser nacido de aquel vientre sería tratado como hijo tardo legítimo del hermano fallecido.

Pero Onán lo intentó en varias ocasiones y no pudo, tenía remordimientos y al final terminaba siempre eyaculando en la tierra. Por ello, fue condenado a la muerte. La ley judía era muy clara a este respecto… hay que eyacular solamente dentro de la mujer para la perpetuación de la especie. Lo demás sería castigado, como el caso de Onán, por coitus interruptus. Incluida la masturbación (algunos dicen que de ahí viene el término onanismo), ya que en cualquiera de estas prácticas la “semilla” se pierde y desaprovecha.

Hoy en día lo mismo pasaría con multitud de barreras que se ponen para esa interrupción del coito y, por lo tanto, la procreación… preservativos, píldoras, anillos, parches, hormonas…

Por favor, tomad esta lectura como un tesoro… esa parte de la historia a la que no critico. Da igual la fuente, religión, sociedad o cultura. Incluso si fue algo cierto o no… los tesoros, sean reales o ficticios, están ahí.
Fuentes:

9 comentarios
  1. Pocas veces aprendemos de nuestra historia, aunque deberíamos.
    Interesante entrada.

    ResponderEliminar
  2. Encontré algo una nota más que me pareció interesante y cito textualmente: "......Al paso del tiempo y con la mente torcida por el fundamentalismo, en el medievo se interpretó la acción de Dios en esta historia, como una condena en contra de la masturbación o contraconcepción, y a causa de ello se creó el concepto de "pecado de Onán". Esta interpretación fue sostenida por personalidades importantes en la iglesia,como San Jerónimo... "

    Soy frecuentemente practicante del placer solitario privado, he logrado hacer de esto todo un rito sensual y emotivo que ha logrado algunas veces hacerme sentir mejor que acompañado dada mi liberada imaginación.... ;) ... si fuera castigado por esparcir mis semillas, cuantas condenas tendría ....:)

    ResponderEliminar
  3. También en el Tao se ve mal la eyaculación en general ya que supone una perdida de energía vital del hombre, así que la eyaculación masturbatoria todavía más.
    Posiblemente la cita que apunta Fernando Pies sea el orígen de esta confusión entre masturbación y onanismo.
    Por ahí, ya hace mucho tiempo, leí que que el pasaje de Onán era una crítica bíblica a ciertos ritos de fertilidad de sociedades agrícolas antiguas. Supongo que para los judios primigenios sería de escándalo la contemplación de maromos fecundando la Tierra.
    ¿Volvamos al paganismo fecundatorio!

    GudèLu:
    ¿A qué no tienes güevos de convocar un festival de eyaculaciones amateur de los que te leemos y publícas los videos?

    ResponderEliminar
  4. Si bien algunos sexólogos no recomiendan la masturbación por considerar que favorece el aislamiento y la eyaculación precoz en los varones, otros coinciden en que relaja, no daña a nadie y es un buen camino para dar rienda suelta a las fantasías.
    Lo cierto es que el autoerotismo es un excelente método a la hora de conocerse y descubrir los propios tiempos. Este no es un dato secundario, pues el goce está más ligado a estos factores que a ciertos mitos como el tamaño del pene.
    Por esto último los amantes no deberían desestimar la autoestimulación en el encuentro amoroso, pues qué mejor a la hora de mostrarle al otro las propias apetencias. Claro que esto no quita que un hombre o una mujer opten por experimentar placer sin la presencia física de otro, pues seguramente en las fantasías alguien estará guiando el viaje erótico hacia el orgasmo.

    sin duda debemos a éste personaje histórico, ficción o realidad uno de los placeres que evita muchas infidelidades...No todas las parejas(matrimonios) son capaces de satisfacerse mutuamente.

    ¿Qué la Iglesia lo considere pecado?...¿Acaso hay algo bien hecho en lo referente a sexo para la Iglesia...? Todo lo que no sea ensieminar, es pecado....ya se sabe lo que se decía en la época Renacentista del mayor esplendor para éste organismo que siempre ha manipulado a las masas...Antes del coito marital se decía " Señor, no es por vicio, ni fornicio...sino por dar un hijo a tu servicio"...

    Por cierto....me parece interesante y trasgresora la idea de Tiberio....¿Se aceptan mujeres? jajajajajajaja.

    ResponderEliminar
  5. ufffffffffffffffff demasiado para esta pobre chica sin pareja

    ResponderEliminar
  6. M.M.S.:

    Si te puedes marcar un riego (squirting) a lo Fontana de Trevi, pues , ¡venga, coño! (como diría el Cela).

    ResponderEliminar
  7. Mari:
    también se tiene pareja y hay que darle al manubrio...¡este mundo anda mal repartido!.

    ResponderEliminar
  8. Vamos a provocar..

    ...a las asiduas...

    ¡el hermano pequeño y calvo de Tiberio!

    (se admiten comentarios vejatorios)

    ResponderEliminar
  9. Hombre a mí lo q me provoca es la alegría de conocer a un nuevo seguidor... vamos, a su hermano

    ResponderEliminar

Publicar un comentario