Sueño I

martes, 15 de noviembre de 2011


Estaba hablando por teléfono en el jardín de casa cuando se acercó. Inmediatamente corté dicha conversación ya que me parecía más importante su presencia… hacía varios meses que no hablaba con ella.
_ Hola cielo… mmmmmmmmmmm ¡cuánto tiempo!

Sentada frente a mí me fue contando cosas aunque, en verdad, no la escuchaba. Miraba absorto esa boquita de gruesos labios que se humedecían al compás de sus palabras. Su nariz respingona, aquellos ojos negros e intensos de mirada viva y alegre. Mientras me seguía explicándo, tomé su mano… tan dulce y delicada y comencé a darle aquellos besitos que tanto me gustaban. 
Moría porque no acabara nunca de charlar, moría por no despegar mis labios de su piel.
…………………………………………

En un momento se calló y aún sentados, nos quedamos mirándo. Sin soltar su mano, la levanté y sin decir una sola palabra la llevé hasta el sofá. Me arrodillé ante aquella diosa y empecé a quitarle los botines. Después los calcetines… mi corazón empezaba a ir demasiado deprisa. Se los fui sacando con delicadeza, muy despacio. Aquella acción debía ser pausada, notando al cien por cien cómo mis dedos se iban deslizando por su piel, tersa y muy suave… cómo iba traspasando su fragancia y calor hacia mi corazón cada vez más acelerado. Al fin, quedaron desnudos. Blancos e inmaculados. Calientes… maravillosos.
Los miraba con pasión y admiraba como aquel que tiene ante sí un objeto de valor y solamente él sabe apreciarlo. Recuerdo que comenzaron a brotar unas lágrimas de mis ojos. Eran unos pies tan queridos, tan añorados que aquella situación me desbordaba. Acerqué poco a poco mi boca hasta que los labios tocaron el cielo. El placer de darle millones de besos, de surcar entre sus deditos, de lamer aquellas plantas es indescriptible.
Temía que aquella fuera la última vez que tuviera aquel tesoro tan cerca… no quería, no, no, ¡por favor!… ¡por favor!… ¡por favor!... gemía sujetando sus pies con fuerza y llorando. Lloraba desconsoladamente.
…………………………………………
De pronto comencé a despertarme, sudando y llorando. Pero apreté los ojos. No quería dejar de llorar, había sido demasiado hermoso para que acabase en un simple sueño. Por lo menos, que dejara una huella física… ese llanto de niño que no quiere dejar de tener fantasías y que se hagan lo más reales posibles.

6 comentarios
  1. Pues ya sabes mi niño, el mejor remedio para hacer tus fantasias realidad, es perder el miedo a los sueños....

    ResponderEliminar
  2. Sabes, me ha encantado este escrito. SEntido al cien por cien y lleno de vida. Los sueños siempre pueden llegar a hacerse realidad, simplemente hace falta querer y tener fuerza para poder luchar hasta conseguirlo.
    Besos y susurros cálidos

    ResponderEliminar
  3. Siempre he escuchado que los sueños se hacen realidad, pero pienso que quien realmente los puede hacer realidad o no, es uno mismo, solo depende de nosotros, la mayoria de las veces es falta de decision, otras el querer abarcarlo todo sin sacrificar nada, otras simplemente la falta de confianza en uno mismo, hay tantos motivos, que la lista puede ser interminable,pero la realidad no es mas que eso, que depende de nosotros mismos, un sueño puede hacerse realidad si tomamos la decision de que asi sera, hasta ahora los mios se han cumplido, el ultimo, se me cumplio el viernes

    Lucha por tus sueños cielo, y los veras cumplidos

    Besotessss


    Adis

    ResponderEliminar
  4. A mi tu escrito me ha tocado el alma, quien mejor que otro fetichista para entender lo sublime de este sentir por unos pies que te tienen atrapado, enamorado, rendido, de esos que no sólo son un sueño sino un ideal, una meta, una realización.
    Me pesó mucho el despertar del relato, sentí el dolor y la frustración de querer mantenerlo vivo y no lograrlo.

    También tengo sueños y temo despertar.

    No se trata de querer alcanzar nuestros sueños con sólo con la voluntad sino de tener la posibilidad de cumplirlos. Si no existe los elementos que nos faciliten las cosas nuestro sueños serán solamente eso .... y eso es más que doloroso.
    Perdón si estoy divagando.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos... las respuestas, aunque obvias, siempre llegan al alma. Pero os digo a todos, no todos los sueños pueden ser cumplidos, es más, alguno os aseguro q es prácticamente imposible realizarlo.

    ResponderEliminar
  6. Desgraciadamente, Gudèlu, yo también pienso que hay sueños irrealizables, aunque deben ser los menos, y por tanto vale la pena luchar por ellos.
    En cuanto al tuyo, creo que no es tan imposible....lánzate! Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario