La fuerza del verano

miércoles, 27 de junio de 2012


Ha vuelto el verano y volvió a suceder…  si recordáis cuando os conté lo que me pasó hace tres años con mi sobrina ... esté verano llegó con la misma fuerza.
Cambia la protagonista ya que fue la amiga la que llegó a casa. Había quedado con mi sobri, que no llegó. Le mandó un “guasap” diciéndola que su madre le había obligado a ir de compras y que se verían por la tarde.
Yo veía toda la escena del “guasapeo” desde mi despacho y, como no queriendo mirar, vi a aquella preciosidad… alta, delgada, descalza, con las uñas pintadas de negro y un mini-boxer que marcaba su cinturita y una camiseta negra de tirantes... todo el conjunto le hacía una figura realmente excitante. En esos momentos, mi polla estaba dura como una piedra y no era cuestión de levantarme uffffff.
Con paso tranquilo y mirando continuamente su móvil se dirigió hacia mí… y yo, como no podía ser de otra manera, miraba continuamente hacia sus preciosos pies de dedos alargados… ¡¡¡por favor!!!  Mi polla había empezado a escupir (soy de esos que comen más por los ojos). No necesité ni siquiera tocarlos. En décimas de segundo, cosa que solo a un fetichista puede pasar, mi cerebro ya los había comido, lamido, besado y por supuesto, olido.
“Si no te importa, me voy a cambiar… espero a Alex en la pisci”… me dijo.
“Claro… ya sabes”… no le supe decir nada más. Estaba bloqueado, esa adolescente tan cerquita a mí y tan seguro que vio aquel bulto debajo de mis pantalones finos.
Se fue al cuarto de baño, se cambió y salió al jardín. En aquellos momentos yo estaba absolutamente embobado. Me acerqué a la ventana, comprobé que estaba sobre su toalla tomando el sol y fui corriendo al baño donde supuse que estaría su mochila. La abrí… allí estaba aquel tesoro… sin esconderlas en el bolsillo como me pasó la anterior vez. Sus braguitas mmmmmmmmmm. Y volvió a suceder… me desnudé, fui a la ventana y me masturbé mientras la contemplaba.
El final fue el esperado pero, a diferencia de lo que pasó la anterior vez, ahora el regalo se lo llevó a casa la amiga.
Ahora, mientras os estoy escribiendo estas palabras tan reales, solo me estoy imaginando su cara… y la que pondremos los dos la próxima vez que venga a casa… si es que viene... ya os contaré.

7 comentarios
  1. QUE SUERTE TIENES AMIGO MIO...
    EL VERANO HA EMPEZADO MUY BIEN PARA TÍ,,, Y TIENE MUY BUENA PINTA,,, LASTIMA QUE EL VERANO SOLO DURE TRES MESES.
    SALUDOS GÙDE!!!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto Lord Shadow... por lo menos una alegría ya me he llevado. Hay q darse esos atracones q el verano es muy corto. Salu2

    ResponderEliminar
  3. Conozco las sensaciones que describes, no sere un voyeurista consumado, pero se me da bastante bien el tema de la imaginacion, asi que mirar a alguien equivale a imaginarme miles de escenas, inevitablemente llegas a imaginar sexo.

    Buena sensacion, si señor :P

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Es que a voyerista es difícil ganarme jajajajajaja. Salu2

    ResponderEliminar
  5. que sensação e que belo pé
    vou seguir o teu blog e segue tambem o meu desde portugal
    bjo

    ResponderEliminar
  6. Gùde, no te creas; a nosotras nos pasa exactamente lo mismo
    Miramos, nos calentamos y a veces tenemos que salir corriendo a apagar el calentón.
    La diferencia es qué quizás se nos note menos

    ResponderEliminar
  7. Belis... se que os pasa lo mismo o parecido. La diferencia es q se nos nota muchisimo má jejeje

    ResponderEliminar

Publicar un comentario