La gata descalza ( I )

jueves, 5 de julio de 2012

Me esperas acostado en la cama, apenas vestido con los bóxer... me miras con un brazo doblado bajo tu cabeza y el torso un poco elevado con la almohada mientras la otra mano acaricia suavemente tu sexo por encima de la tela... tienes las piernas algo separadas y por entre el ángulo formado percibo claramente lo duro que esta....

Me paro en la puerta de tu habitación, vestida solo con una tanga negra y una bata de satén rosa, atada con un lazo en medio de mis senos.
Miro a tus ojos, intentando evitar que mis ojos sigan hipnotizados por el movimiento lento y provocador de tus dedos sobre la silueta adivinada y erecta de tu sexo...
Mis pasos llevan el sonido del cascabel de mi tobillo, levísimo... mis pasos de gata, descalza, acercándose a los pies de la cama... a tus pies.
Apoyo una rodilla sobre el borde de la cama y luego la otra. Mis rodillas rozan tus pies y ese leve roce me estremece... mis manos de deslizan por tus muslos hacia abajo, yemas suaves, inquietas, surcando tu piel intrépidamente.
 
Tocando ya la tela de tus bóxer... tu mano toma la mía y la guía a lo largo de tu sexo, duro, caliente, presionándome contra el… rozo suavemente la punta... percibo la humedad que empieza a traspasar la tela y, dirigiendo mis manos a la cintura lo tomo y lo deslizo hacia abajo, dejándolo en libertad, suave, erguido, palpitando, tomándolo con la mano. Deslizo la piel hacia abajo descubriendo la punta suave, húmeda, rosada... me inclino hasta que mis labios rozan el glande y con la punta de la lengua acaricio el reborde hendido mientras mis manos acarician tus ingles... tu respiración se acelera y tu pelvis se eleva como invitándome a caricias más osadas.
Lo tomo con la boca dejándolo deslizarse suavemente en su interior... al mismo tiempo la humedad entre mis piernas empieza a fluir, obligándome, excitándome, provocándome, dejando que mi boca sea mi sexo recibiendo el tuyo... mi lengua se mueve inquieta… apenas puedo respirar, pero lamo y chupo con suavidad,  cada vez más ansiosa. Tus jadeos se aceleran y siento tu sexo latiendo y tus manos rozando mis mejillas.

Sé que desearías dejarte ir ya... pero haces un esfuerzo y la presión de tus manos en mi hombro provocan que te mire... a tu orden, muda y clara... me separo de ti y, arrodillada, me despojo lentamente de mi tanga... cuando voy a desatar el lazo, una mirada me dice... espera.

 CONTINUARÁ…

FELINA CURIOSA

6 comentarios
  1. He venido a quererte, a que me digas tus palabras de mar y de palmeras. (Carmen Conde)
    ¡FELIZ VERANO!
    Un beso desde mis Amanteceres.

    ResponderEliminar
  2. Cuánta sensualidad y excitación!
    Aunque....ains, se acabó en lo mejor. Así es que esperaré ansiosa la segunda parte.
    La foto me parece colosalmente divina

    ResponderEliminar
  3. Amanteceres... ufffffff que susto, hasta q me has dicho q era de Carmen Conde. Ya pensaba q eran palabras salidas detu boca.
    belkis... es muy sensual y el resto aún más, por eso aun no lo he publicado... hay q digerirlo a poquitos.

    ResponderEliminar
  4. MECACHIS SE CORTÓ EN LO MEJOR,,, JEJEJEJE....
    HABRÁ QUE ESPERAR LA CONTINUACIÓN,,, QUE REMEDIO QUEDA...
    SALUDOS GÙDE!!!

    ResponderEliminar
  5. Esa es una de las esperas que mas desespera, mejor dicho, te enloquece que te den esas pausas, pero es riquisimo sentirlas :P

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Syd... totalmente de acuerdo. Como yo digo, duele pero es riquísimo.

    Salu2

    ResponderEliminar

Publicar un comentario