LA ALMOHADA

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Tras ver esta entrada de picantia, me recordó lo que sucedió hace mucho tiempo... pero fue tan real que aun ahora lo recuerdo...

Mi hermanita entró en el dormitorio que nos hacían compartir... eramos una familia humilde y de escasos medios... justo cuando me estaba haciendo una paja pero me dio tiempo a taparme y hacerme el dormido.

Al rato entreabrí los ojos y la ví en su cama, con los cascos puestos escuchando música, boca abajo y con la almohada entre sus piernas moviendo su pelvis... yo, ante aquella visión seguí masturbandome. No me importaba que me viera en esa actitud ya que si se ponía borde, ella quizá tenía más que callar. Pero estaba seguro que no miraría, era en aquellos momentos una mujer muy "ocupada".

Yo, en realidad, mientras me masturbaba era su almohada. "Ana, Ana"... la llamaba en voz alta. Quería que viese aquella polla enorme, muy dura y apunto de estallar. Pero Ana se quedó dormidita.

Me levanté de la cama, totalmente desnudo y mientras seguía pajeandome me dirigí hacia la suya. No podía más... me paré delante de su carita esperando que abriese los ojos. No, juro que no me hubiese importado.

Pero decidí justo cuando iba a correrme ir hacia sus piececitos... tan dulces y suaves y, ya me conoceís, siempre ha sido mi debilidad. Me corrí sobre ellos... "Anaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa".

Un tremendo chorro blanco se derramó sobre sus plantas.

En segundos, se pasó aquella euforia y los limpié un poco aunque quedaron restos entre los deditos. No pude seguir por temor a despertarla pero juro que hubiese querido limpiar entre sus dedos.

Ahora, ya mucho más mayores, cada vez que la veo, recuerdo la escena. Le miro a los pies y salta una lágrima.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Por cierto, el que bien ha leído mis relatos desde el principio, se habrá dado cuenta que no soy una persona hipócrita. Y lo he dicho bien alto... entre los relatos que he publicado no me ha importado insertar alguna vivencias muy reales con distintas personas y en diferentes situaciones... pero ciertamente. Tendrán mayor o menor carga sexual pero eso, amigos, cada lector es el que termina de darsela y vivirlo de una u otra manera.

Yo solo cuento, en esos casos, vivencias de una época de juventud en los que las hormonas están en "rompan filas".

Y doy gracias a todo lo vivido entonces... volvería sobre mis pasos.

5 comentarios
  1. SI ES QUE CUANDO LAS HORMONAS SE DISPARAN,,, NO ES FACIL FRENARLAS...

    UN GRAN SALUDO AMIGO GÙDE!!!

    ResponderEliminar
  2. la verdad tienes razón es una edad complicada y uno es capaz de todo por satisfacer el animal que cada uno tiene dentro...saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lord Shadow... es practicamente imposible ya q sobre todo en esa etapa las hormonas son las q mandan, todo es nuevo para ellas.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Real Fénix... es eso, por lo menos en mi caso... un animal q empezaba a experimentar y descubrir el sexo.

    Salu2

    ResponderEliminar
  5. Con esas edades no hay dios ni nada que pueda controlarnos, ya seas hombre o mujer, me has hecho recordar y madre mia, las locuras que hice yo en esa etapa de mi vida jejeje

    ResponderEliminar

Publicar un comentario