La gata descalza ( y III )

domingo, 17 de marzo de 2013


Tercera y última parte de este fantástico aporte de Felina a mi blog.

Estaba acostada desnuda, boca abajo y abrazando mi almohada. Levantaste la manta y te acomodaste a lo largo de mi cuerpo… estabas tibio y sentí el calor de tu cuerpo contra mi espalda y mi pierna izquierda extendida.
Deslizaste tu mano por la curva de mi cintura y mi cadera, suavemente, mientras sentía tu nariz en mi nuca y tus labios suaves depositando besitos breves y apenas húmedos con los labios entreabiertos en mi espalda y hombro.

Tu dedo corazón acarició lentamente ese surco... por encima, solo moviéndose a lo largo de ida y de regreso y, a medida que se humedecía, hundiéndose entre los labios.  Suspiré...  me dolía mucho la cabeza... y aun así, esa caricia me estaba encendiendo. Sentía los senos tensos, los pezones durísimos, ansiosos de tu boca. Mi aliento salía entrecortado y me seguía doliendo mucho la cabeza. Moviéndola hacia ti, susurre entre tu cuello y tu oído… “es que me duele mucho la cabeza” y sentí ese resoplido suave de una risita apenas contenida...cuando bajándola contra mi oído, susurraste perversamente... “No importa porque te voy a follarde tal modo que ni recordaras que te dolía”.
A medias escandalizada y a medias divertida, permití que tu brazo izquierdo ocupara el sitio de mi almohada bajo mi cabeza....mientras la otra tomaba posesión plena de mis senos. Mis manos sobre las tuyas  acariciándolas, sintiendo tu muslo ocupando la parte posterior del
mío… acoplándose perfectamente, permitiéndome sentir a lo largo del surco húmedo de mi sexo...la erección ardiente del tuyo.
Siento que no podre reaccionar con la presteza debida al movimiento de vaivén que tus caderas imprimen a mi cuerpo...no puedo moverme, ni quiero, se que debería protestar, me siento enferma, y el sexo no parece la respuesta pero innegablemente la caricia insistente de la punta de tu polla contra la entrada  ya lubricada sima de mi sexo dice que no importa...
Alarmada a medias... sé que Odette está abajo y tiene un oído muy fino, te susurro entre jadeos entrecortados...”shhh es que nos oirá!” y me dices... “eres tú la que haces ruido y además eso no impedirá que lo haga.... ¡así! Mientras tu mano me tapa la boca con suavidad pero firmemente, y me penetras a la vez por completo, deslizándote en mi interior como entra un cuchillo en su vaina, acoplándose perfectamente...sin vacilaciones, ni obstáculos.
Te muerdo sin hacerte daño....solo es ahogando el gemido que brota de mi garganta, ante la increíble oleada que me invade. Permaneces quieto un momento....permitiéndome controlar y empiezas a moverte de nuevo....lentamente....mojado en mi, cadencioso ritmo.  Como cabalgar sintiendo el lomo del caballo golpeando suave y rítmicamente mis nalgas para ir cobrando fuerza e ímpetu, acelerando el movimiento de fricción.

Siento que tu cuerpo me sube a una cima resplandeciente y cálidamente dulce, tu boca contra mi cuello eriza mi piel con tu aliento ardiente, quiero besarte y sentir tus labios y tu lengua penetrándome como tu sexo lo hace ahora, pero no puedo pensar sino en correr, subir a trompicones esa cima resbalosa y flamígera que se apodera de mi cuerpo, convirtiendo en ríos de lava mi sangre derramándose por entre mis piernas.
Tu mano en mi boca es solo una excusa para no gritar. Es un juego, no me haces daño pero me excita tremendamente saber que me contienes y haces que mi cuerpo te obedezca a pesar mío...
Se que estoy dormida...y entre sueños, siento tu cuerpo aun dentro y al mismo tiempo el vacio. Es como estar nadando entre la realidad y el sueño... nadar empeñosamente para sumergirme más en el sueño y no menos....sintiendo que subo y subo...casi desdoblándome de mi misma, deseando sentir tu cuerpo tensarse contra el mío y el calor vaciándose en pequeñas sacudidas mientras el sabor dulce/salado del placer simultaneo estalla en mis sentidos, invadiéndome cálido, ingrávido y algodonoso y emergiendo luego como del agua... pero pasando de la tibieza del entumecimiento orgásmico al fresco aire de la soledad del cuerpo que recupera su individualidad, corporal y de los sentidos...

6 comentarios
  1. ¿PERO A QUE AL FINAL YA NO LE DOLÍA LA CABEZA??
    JEJEJEJEJEJE...
    SALUDOS GÙDE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se le fue el dolor... y a quién no? Es la mejor "aspirina".

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Lo es, Luis. Felina es una mujer muy sensible

      Eliminar
  3. toda la razón que mejor remedio para el dolor de cabeza como para exportar ja saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario