¿COMPARTIMOS?

domingo, 24 de mayo de 2015

DESEOSOS DE LLEGAR Y PISAR LA TIERRA MOJADA DE LA PLAYA, AQUELLA PLAYA PARADISÍACA QUE TANTO HABÍAMOS AÑORADO, NOS SENTAMOS A ESPERAR EL ATARDECER... SIN PRISA Y PARANDO MENTALMENTE EL TIEMPO.

ES MÁS, NINGUNO DE LOS DOS SUPIMOS LA HORA EN EL QUE ESTÁBAMOS, SOLAMENTE EL FRESCOR DE LOS ÚLTIMOS COLETAZOS DEL DÍA SOBRE LA PIEL, NOS ANUNCIABA QUE PRONTO LLEGARÍA LA HORA MÁGICA.

ASÍ FUE. DE PRONTO OCURRIÓ... COMO SI SE TRATASE DE UN ACTO ENSAYADO DURANTE MESES.

CALLAMOS, LLENE LAS COPAS DE SU VINO PREFERIDO, NOS TUMBAMOS Y, JUNTANDO NUESTROS PIES, ESPERAMOS VER COMO LENTAMENTE AQUELLA MARAVILLOSA ESCENA IBA TOMANDO CUERPO.

EL SOL TERMINÓ DE CONTONEAR SUS RAYOS Y SE MARCHÓ DEJANDO UNA ESTELA DE ILUSIÓN SOBRE NUESTRAS ALMAS.

DESDE ESE DÍA, LA ILUSIÓN NOS ABORDA Y SECUESTRA EL ALMA, LLEVÁNDONOS HASTA AQUEL PARAÍSO... 

POR CIERTO REINA, YO NO BEBO VINO.

0 comentarios

Publicar un comentario