NUNCA COMO AQUÉL DIA

lunes, 23 de mayo de 2016


APARECER EN SU SALÓN, RECIÉN DUCHADO Y DE VUELTA DE UNA ESTRESANTE JORNADA LABORAL, NUNCA PENSÉ QUE PODÍA SER TAN RELAJANTE.

ME AGOBIABAN, EN ESAS CIRCUNSTANCIAS, SUS INTERMINABLES MONÓLOGOS LLENOS DE ODIO, FRUSTRACIÓN, SUEÑOS...

"RELÁJATE REINA", LA EMPUJÉ HACIA ATRÁS... "YO HARÉ QUE LO HAGAS".

Y TOMANDO SUS PIECECILLOS, REGORDETES Y CON UNA PIEL SUPER SENSUAL LOS COMENCÉ A MASAJEAR. MIS DEDOS BAILABAN EN SUS PLANTAS HASTA QUE CERRÓ LOS OJOS DANDO UN GRAN SUSPIRO... GEMIDO.

FUE ENTONCES CUANDO ME LOS LLEVÉ A LA BOCA, BESÁNDOLOS...CON AQUELLOS BESITOS DE PEZ QUE TANTO LE EXCITABA, MUY DESPACIO... HACIENDO QUE EL TIEMPO SE PARARA.

PRIMERO LAS PLANTAS, EL EMPEINE, EL TALÓN PARA ACABAR DESLIZANDO LA LENGUA ENTRE SUS DEDITOS... MORDIENDO SUS PUNTAS MIENTRAS OÍA SUS DULCES GEMIDOS.

EN AQUEL MOMENTO MI POLLA, MUY DURA, EMPEZÓ A ESTALLAR Y ACERQUÉ LA PUNTA HACIA SUS PIES.

ELLA, MIENTRAS, TOMÓ UN PAÑUELO. CUANDO ACABÉ LO PUSO SOBRE MIS OJOS... ME CONOCÍA DEMASIADO BIEN Y ME TUMBÓ..."AHORA TE TOCA A TÍ, REY".


2 comentarios
  1. Ufff... un relato tan sexual como detallista. Muy bueno Gude.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre dejando detalles...muy importante.

      Salu2

      Eliminar

Publicar un comentario